La Importancia de Tener Voz y Voto En Clase

La Escucha Activa

Todas las mañanas espero en la entrada a los alumnos y subo con ellos hasta la clase, situada en la primera planta. Por las escaleras ya van contándome cosas y yo los escucho contestándoles con alguna palabra o gestos.

Los niños cuelgan sus abrigos, colocan sus almuerzos en la cesta, se saludan, se cuentan cosas, se van preparando para iniciar la jornada.

En la asamblea, nos cogemos de la mano haciendo un corro. Voluntariamente sale un niño a contar cuántos han venido ese día al cole. Siempre hemos contado de manera ascendente, pero hoy un niño ha propuesto hacerlo también de forma descendente y, lo hacemos.

Otros días proponen cosas como estar en el corro con los pies cruzados, rígidos como una estatua, etc. Todas las propuestas tienen cabida en nuestra clase y las ponemos en práctica.

Después de saludarnos (canción de buenos días), hablamos sobre lo que hemos hecho el fin de semana, lo que hemos desayunado, contamos alguna noticia, hablamos sobre el juguete que ha traído… etc. En este momento cualquier niño puede decir lo que quiera, hacer sus aportaciones, sugerencias, opiniones, deseos, etc. y los tendré en cuenta para poder mejorar nuestra vida en el aula.

Seguidamente repartimos responsabilidades: el encargado de poner la fecha, el de pasar lista, el de repartir los bocadillos, el de repartir el material… Mientras se realizan algunas de estas funciones los niños hacen sus aportaciones con variaciones en las formas y contenidos de las mismas.

En clase trabajamos con las metodologías ABP y ABN. Hoy hemos repasado algunos juegos orales programados en el PROYECTO. Cuando hemos repasado el trabalenguas, Celia nos ha dicho que ella sabía otro: “Tres tristes tigres…”, nos lo ha enseñado, lo ha repetido varias veces para que sus amigos lo aprendieran y, algunos se han atrevido. Después nos ha dicho que sabía otro más: “Pablito clavó un clavo…” y hemos repetido la acción anterior.

Yo tenía pensado enseñarles uno que estaba programado en el PROYECTO, pero ha sido más interesante la aportación de Celia, ella ha hecho posible aumentar el contenido de los juegos orales que vamos a aprender. Estas situaciones son normales en ella, siempre nos aporta información, datos curiosos, anécdotas, materiales, etc.

He dedicado un breve espacio para hablar de la asamblea porque considero que es el momento más importante de la jornada, en él los niños se pueden expresar libremente haciendo y diciendo lo que verdaderamente les interesa y, yo como maestra tendré que recoger todas sus aportaciones. En este momento, los niños con altas capacidades pueden exponer más aún sus inquietudes, deseos, ideas, sugerencias, conocimientos, etc. Es el momento en el que cada uno se manifiesta tal y como es.

Es una pena que esta actuación no se ponga en práctica en otras etapas de la escolaridad del niño.

Las metodologías activas

El trabajo por PROYECTOS (ABP) tiene en cuenta los intereses de los alumnos y sus diferentes estilos de aprendizaje.

Las características de esta metodología son:

  • Está centrada en el alumno, él es el protagonista de su aprendizaje mientras que el maestro es un mero orientador del proceso.
  • Los aprendizajes son siempre significativos, parten de sus intereses y están claramente definidos: hay un inicio, un desarrollo y un final.
  • Están relacionados con la vida real.
  • Las interacciones y las oportunidades de retroalimentación son constantes.
  • La investigación, la reflexión, el pensamiento crítico, divergente, etc. están siempre presentes.

Las fases en el desarrollo de un PROYECTO son:

  • Motivación.
  • Ideas previas: ¿Qué sabemos y qué queremos saber?
  • Búsqueda de información.
  • Desarrollo del PROYECTO.
  • Evaluación.

El método ABN es una forma innovadora de trabajar las matemáticas. Es un método natural que tiene en cuenta la forma espontánea e intuitiva de procesamiento cerebral de las matemáticas, a la vez que trata el número como una naturaleza abierta y flexible. Este método pretende dejar atrás la metodología tradicional, basada en la memorización sin comprensión de las matemáticas, y así intentar solventar algunos de los problemas que pueden presentarse en esta materia.

Además, en clase trabajamos la lectoescritura desde un enfoque constructivista.

Estas metodologías hacen posible que el alumno sea el protagonista de su propio aprendizaje y le ofrecen la posibilidad de avanzar a la velocidad y con la profundidad que su capacidad le permite. Los resultados de estas metodologías son altamente positivos para toda la tipología de alumnos y, como no para los alumnos con altas capacidades.

Foto nº1

Imagen 1

 

En esta imagen Celia nos está explicando cómo funciona una máquina de escribir. La actividad la desarrollamos dentro del PROYECTO “En este castillo no hay bombillas”, durante el primer trimestre.

En clase aparece una maleta y no sabemos qué contiene, la abrimos. Ningún niño sabe qué es ni para qué sirve, hasta que Celia nos cuenta que ella si sabe qué es y para qué sirve. Sale al centro y nos lo explica con detalle. Le pregunto que cómo sabe todo eso y me contesta que porque ha visto una igual en casa de su abuela (la madre de Celia no recordaba tener una máquina como esa en casa de la abuela ni tampoco que la niña la hubiese visto en algún momento). Creo que ella retiene información, datos que si surge la ocasión de exponerlos lo hace, aunque aparentemente parece no saber tanto.                               

Foto nº2

Imagen 2

 

Esta es una actividad del primer trimestre en la que cada alumno hizo un trabajo de investigación sobre un invento y luego tenía que exponerlo. A Celia le tocó hacerlo sobre los paraguas, además de hacer la exposición se aprendió una adivinanza relacionada con su tema y nos la enseñó al resto. Siempre amplía sus trabajos, hace más de lo que se le pide, es evidente que en casa le ayudan, pero a la hora de llevar sus trabajos a clase, los suyos son siempre los más completos y se nota que la niña disfruta explicando y exponiendo.

Foto nº3

Imagen 3

 

En esta ocasión estamos realizando una actividad de matemáticas. Celia siempre pide hacer algo más complicado de lo que les he propuesto a todos, por ejemplo, si yo quiero que formen los números entre el 10 y el 30 con las decenas y unidades, a Celia le pido que forme otros números mayores llegando incluso al 100. Siempre que pregunto algo relacionado con el cálculo mental, la primera en contestar es ella y de forma muy rápida. Hace unos días me preguntó si íbamos a aprender números mayores que el 100.

Foto nº4

Imagen 4.png

 

En cuanto a la lectura, se ha dado cuenta que para leer solo es necesario combinar las letras, igual que hacemos en matemáticas con los números. Para que nos salgan otros números solo tenemos que combinar entre sí los que ya tenemos (deducción suya).

Cuando tenemos que hacer una ficha de escritura de palabras, yo presento la ficha a los niños y pregunto si hay alguien que sepa lo que pone, ella lee las palabras sin dificultad. Algún niño lee alguna palabra pero no todas. El objetivo de estas fichas es trabajar la grafía pero, aprovecho para que niños como Celia puedan hacer algo más: leer.

Foto nº5

Imagen 5.png

 

Cuando sale una palabra en un cuento, en una ficha, porque la ha escuchado, etc. Y no sabe lo que significa, ella pregunta por su significado. Por ejemplo, hoy en una canción ha salido la palabra “ventanal” y ha preguntado su significado. Si no lo entiende, también me dice “pues no lo he entendido” y se lo vuelvo a explicar de otra manera. Ayer probamos a hacer el juego de las palabras encadenadas, -por sugerencia suya-, y se nota la diferencia respecto al resto de alumnos en cuanto a dominio de vocabulario.

Trabajo Emocional

En la programación de cada PROYECTO tengo en cuenta la diversidad de interacciones. A través de estas interacciones el niño llega al conocimiento de los valores, normas, costumbres, personas, etc. y llega también a la adquisición del lenguaje y de los conocimientos que le son transmitidos por otros. Se crean también, vínculos afectivos con las personas que le rodean tales como la empatía, el apego o la amistad.

En nuestra clase participan todos los miembros de la Comunidad Educativa que lo deseen, desde familiares de los niños a voluntarios, maestros en prácticas, etc.

Las actividades las trabajamos en distintas agrupaciones según el tipo de actividad. Así, tendremos actividades individuales, de pequeño grupo y de gran grupo. También ponemos en práctica, siempre que es posible, actuaciones educativas como los Grupos Interactivos.

Además, siempre programo juegos y otras dinámicas de grupo relacionadas con los contenidos de cada PROYECTO. El curso pasado trabajamos uno relacionado con la importancia de tener amigos y conocernos más los unos a los otros. Para mí es muy importante el trabajo del desarrollo emocional en todos los alumnos y creo que es un buen recurso para detectar dificultades, problemas, trastornos y, por qué no, alumnos con altas capacidades.

La organización del trabajo en clase facilita mucho la expresión de cada alumno, pueden aportar ideas, sugerencias, hacer críticas, buscar soluciones a los problemas, conflictos en clase, etc. Todos participan, todos llevan la dirección del PROYECTO y en el caso de Celia nos enriquecemos más con sus aportaciones.

En este PROYECTO estamos trabajando sobre los juegos y cuentos tradicionales. Celia llevó a clase (sin petición de la maestra) una cuerda para la comba, un saltador y una goma elástica. Nos explicó cómo se utilizan esos objetos para jugar y nos enseñó alguna canción de comba y de goma. Luego, jugamos con ellos.

Aprovechar sus Conocimientos

Celia siempre nos aporta material: libros, juguetes, CD, experiencias personales…. Por ejemplo, en el anterior PROYECTO hablamos e investigamos sobre los castillos, pero no teníamos posibilidades de visitar uno real. La familia de Celia visitó un fin de semana el castillo de Belmonte y, la niña junto a su hermano (4º de primaria) grabaron un video explicando las distintas dependencias del castillo, así como algunos datos históricos a la vez que nos lo enseñaban por dentro. Lo pudimos ver en la pizarra digital y al resto de compañeros les encantó, estaban más atentos que a mis explicaciones y cuando el video terminó todos felicitaron a Celia (con toda la carga emocional que eso supuso).

Sus aportaciones son constantes, tanto a nivel del material aportando, recursos o aportaciones espontáneas en clase con sus explicaciones, preguntas, sugerencias…

Aprendizaje Significativo

Esto es un hecho ya que uno de los principios metodológicos de esta etapa es precisamente, que los aprendizajes sean significativos para los niños.

Con la metodología ABP todavía está más consolidado este principio. Los niños son los que eligen el tema que vamos a trabajar en clase, tiene que haber una motivación para trabajarlo y tengo que contar con los conocimientos previos que los niños tienen sobre él.

Con este PROYECTO empezamos a hablar en clase sobre qué es lo que más les gusta hacer. Al principio sus respuestas iban encaminadas a conseguir la aprobación de la maestra: nos gusta leer, hacer fichas, contar… Pero cuando les pregunté sobre lo que más les gustaba hacer, lo que más querían hacer para que el cole fuese más divertido, todos contestaron: JUGAR. A partir de sus intereses surge el PROYECTO y, como ya he explicado, los resultados son positivos para toda la tipología de alumnado.

Las metodologías activas favorecen el desarrollo pleno de las personas

 

Creatividad y Organización en el aula

La organización del aula en cuanto a espacios, materiales y tiempos, así como la utilización de metodologías activas van a favorecer el desarrollo creativo de los niños.

En matemáticas, con el método ABN las respuestas no son siempre las mismas, hay diversas posibilidades de realizar una actividad y diversidad de materiales que podemos utilizar para resolver una misma situación o problema.  Muchas veces estas variantes son propuestas por los niños.

Lo mismo ocurre con las actividades programadas para lectoescritura o las propias del PROYECTO.

En clase tenemos muchos momentos para hablar, hablamos mucho y todos, por lo que todos aportan algo en mayor o menor medida. Los momentos para hablar son:

  • Las asambleas: tenemos dos, una al principio de la jornada y otra al final
  • Durante la explicación del trabajo a realizar: aquí surgen las variantes, las opiniones y sugerencias de los niños, etc.
  • En la hora del cuento: después de oír la narración hablamos sobre lo escuchado.

Además de estos momentos de gran grupo, los niños tienen otros espacios y momentos en los que pueden relacionarse en pequeño grupo o pueden trabajar de manera individual, realizando actividades no dirigidas por un adulto.

En las programaciones siempre hay actividades relacionadas con la expresión plástica y musical y, a veces surgen PROYECTOS relacionados específicamente con el arte. Las actividades serán unas veces dirigidas y otras de expresión libre.

Todos los días después del recreo tenemos unos momentos de relajación: preparamos el aula, la iluminación, la música, a veces nos damos masajes…. Hay un niño que no consigue nunca tumbarse en la alfombra, no se relaja, no para de moverse. Esta semana, por iniciativa propia, ha estado yendo al taller de pintura, que está en clase, durante el momento de la relajación. Me cuenta que él allí se relaja y yo le dejo estar. El niño lo que hace es coger folios y hacer dibujos utilizando plantillas, dibujo libre o rellena todo el espacio con los rotuladores (mucho rojo y negro). Este alumno tiene un gran potencial para la música, además es un niño con un grave déficit de atención lo que no sé si es compatible.

En resumen, la organización del espacio, los materiales, el tiempo y el uso de metodologías activas favorecen la expresión personal y por lo tanto el desarrollo personal de cada niño en todas sus facetas. La diversidad de respuestas nos hace creativos.

Reflexión Personal

Para la realización de este trabajo me he basado en los puntos que señalaba, como necesarios a trabajar, la maestra del documento nº3 sobre su experiencia con un alumno al que no pudo ayudar. Puntos que eran necesarios trabajar para poder ayudar a aquellos alumnos de altas capacidades. Sus aportaciones se parecen a lo que yo hago en clase, sin embargo, yo quiero hacer una pregunta:

¿Qué pasa cuando un grupo de alumnos está trabajando de esta manera durante un periodo de tiempo prolongado (en infantil son tres años con la misma tutora)?

Respuesta: que los resultados son positivos en todos los aspectos, cognitivo, social y emocional. Los niños se desarrollan plenamente, las interacciones se enriquecen, las familias participan y se comprometen, los alumnos con altas capacidades encuentran su espacio y los alumnos que tienen alguna dificultad o trastorno, también. Todos tenemos cabida y todos aprendemos de todos y con todos.

Pero, ¿qué pasa cuando ese grupo que ha conseguido tantos beneficios para todos es separado cuando cambia de etapa con el absurdo argumento de que es una norma del centro?

La respuesta la sé porque ya me ha pasado en este mismo colegio, un desastre y mucha frustración en los padres y la maestra. La administración debería apoyar iniciativas como la de trabajar con metodologías activas en la escuela ya que los beneficios son muchos y para toda la comunidad educativa, así como para todos los niños, independientemente de sus características y circunstancias personales.

María Teresa de Toro Cuchillo

Maestra de Infantil

 

Anuncios

2 comentarios sobre “La Importancia de Tener Voz y Voto En Clase

Los comentarios están cerrados.